Todo tipo de extintores, agua, polvo, CO2.....

Más info

Normativa de protección contra incendios y...

Más info

Mantenimiento de comunidades, hoteles, revisiones...

Más info

Instalaciones, puesta en servicio, diseños, proyectos.

Más info

Detección de monóxido de carbono

¿Qué es?

El Monóxido de Carbono (CO) es un gas muy toxico que se desprende cuando se queman combustibles. Es invisible, inodoro y por lo tanto muy difícil de detectar. Los primeros síntomas de advertencia que indican la presencia de CO en el aire suelen ser dolores de cabeza y nauseas.

El principal peligro que representa este gas para el ser humano es que se combina con la sangre formando carboxihemoglobina (HbCO), sustancia que disminuye la capacidad de ésta para transportar oxígeno. La afinidad de la hemoglobina con el CO es aproximadamente 220 veces superior a su afinidad con el oxígeno, por lo que, ante una exposición elevada de CO, la respiración humana se bloquea, ocasionando la muerte.

Los efectos del CO en el hombre son acumulativos, por lo que no solo hay que conocer la concentración del gas (que se suele medir en partes por millón, ppm), sino determinar también el tiempo de exposición. Según esto, es muy importante vigilar la concentración de CO en recintos cerrados, como puede ser un aparcamiento, especialmente si no es grande o si tiene mucho movimiento de vehículos, pues la concentración de CO puede aumentar muy rápidamente.

También es un lugar, potencialmente muy peligroso, aquellos hogares en los que exista caldera individual de gas, pues un defecto en la combustión o una escasa ventilación pueden provocar fácilmente la acumulación de CO.

Los Organismos Internacionales han determinado que la concentración a la que puede estar expuesta una persona durante su jornada laboral (TLV-TWA), sin efectos adversos es de 50 ppm (55mg/m3). En cambio, se ha determinado que la concentración a la que se puede estar expuesto durante un corto espacio de tiempo sin sufrir daños (TLV-STEL) es de 400 ppm (440 mg/m3).

Debido a la enorme peligrosidad del Monóxido de Carbono, existen normativas y legislación muy rigurosas en la mayoría de los países. En España, la obligación de instalación viene dada por el Real Decreto 2367/1985. Es OBLIGATORIO que los equipos detectores de concentración de Monóxido de Carbono cumplan la Norma UNE 23.300/84 y estén homologados por el Ministerio de Industria y Energía.

 

¿Cuándo y cómo se tienen que realizar este tipo de instalaciones?

Es preceptivo disponer de sistemas de detección y medida de Monóxido de Carbono, de modelo provisto de las homologaciones que la ley en cada momento prescriba. Deben mantenerse y revisarse de acuerdo con las especificaciones del fabricante, y deben estar provistos de dispositivos de alarma que se disparen si la concentración de monóxido de carbono excede, como máximo, de 50 ppm. Debe instalarse un elemento sensor por cada 200 m2 de superficie del local o fracción, y al menos uno por planta. La altura de colocación será entre 1,5 y 2 metros de altura sobre el suelo.

 

¿Cómo funciona el sistema?

El sistema de de detección de CO es simple. Se basa en unos detectores capaces de medir la concentración de CO y transmitir una señal a una central que tiene que estar conectada con un sistema de ventilación. Este se activará de manera automática cuando se detecte una concentración de 50 ppm. en algún punto del aparcamiento y se apagará cuando los niveles desciendan a concentraciones permisibles.

La finalidad básica de un sistema de detección de CO, reside en asegurar unas condiciones mínimas de salubridad del aire en cuanto a monóxido de carbono (CO) se refiere.