Todo tipo de extintores, agua, polvo, CO2.....

Más info

Normativa de protección contra incendios y...

Más info

Mantenimiento de comunidades, hoteles, revisiones...

Más info

Instalaciones, puesta en servicio, diseños, proyectos.

Más info

Extinción de incendios

¿Qué es un sistema de extinción de incendios?

Es una instalación fija cuyo cometido es descubrir un incendio en sus momentos iníciales y una vez detectada dicha condición, la comunican a una central de Control para que se puedan tomar las medidas adecuadas para su control y extinción. Debe ser fiable y rápido.

La detección de incendios puede ser manual, automática o una combinación de ambas.

• Los sistemas de detección de incendios manuales son aquellos en los cuales la detección del incendio la realiza una persona y mediante un dispositivo manual, da la alarma que es comunicada a la central de control encargada de gestionarla. El dispositivo manual más corrientemente usado es el pulsador de incendios.

• Los sistemas de detección automática de incendios son aquellos en los que la detección del incendio la realiza un dispositivo, que sin intervención humana y de forma permanente, miden alguna variable física asociada con el inicio de un incendio y la comunica a la central de control que se encarga de gestionar el estado de alarma.

 

 

 

Principales componentes

• Central de incendios: La central de control desempeña las siguientes funciones:

- Abastece de energía a todos os componentes

- Recibe las señales de alarma de los dispositivos de detección (detectores, pulsadores...) y las señales de avería

- Indica sobre el panel de control el origen de la señal

 

 

 

 

- Activa la alarma óptica y acústica en la propia central y los medios de protección existentes (apertura de trampillas, cierre de puertas cortafuegos, equipos de extinción de incendios, activación e sirenas, etc.)

Todas las centrales de detección deben tener dos fuentes de energía de alimentación, una es la red general eléctrica y la otra unas baterías que están en carga permanentemente y que se conectan de forma automática cuando cae la red principal.

 

• Detectores automáticos: Son los dispositivos que se encargan de detectar de manera automática los fenómenos que acompañan al incendio (gases, humo, llama o calor). Se instalan por todo el recinto a proteger a nivel del techo, falso techo o falso suelo. Pueden ser de diversos tipos aunque los más comunes son:

• Detectores térmicos: Detectan cuando la temperatura pasa de un nivel predeterminado.

• Detectores de humo: Detectan el humo mediante la absorción o difusión de la luz.

• Detectores termovelocimétricos: Detectan un incremento rápido de temperatura.

• Detectores de llama: Consiste en una célula fotoeléctrica que capta los campos característicos de la llama en emisión de rayos infrarrojos o ultravioletas. Se usan generalmente donde puede presentarse un fuego en forma de llama abierta en los cuales la evolución del fuego es rápida.

• Cable sensor: Es un dispositivo de detección automática que consiste en un cable trenzado recubierto de un polímero resistente al calor que al alcanzar una determinada temperatura se rompe y permite el contacto de los conductores que producen una alarma. Está especialmente indicado para túneles, almacenes, maquinaria, cuadros eléctricos...

• Sistemas de aspiración: Se basan en el análisis del aire aspirado de la zona protegida mediante una red de tuberías. Estos sistemas son ideales para la protección de lugares donde los detectores puntuales son de difícil instalación, acceso o mantenimiento, como en interiores de máquinas, cuadros eléctricos, suelos técnicos, almacenes paletizados, cámaras frigoríficas, atrios y también en instalaciones en las que, debido a su complejidad o valor histórico, no permiten la instalación de detectores puntuales. Los sistemas de aspiración incorporan sensores láser de alta sensibilidad y un potente software de control que permite ajustar, desde la central y/o desde el propio equipo los valores de sensibilidad, por lo que son idóneos para la detección de humo en áreas donde se requiere una sensibilidad muy alta (salas limpias, centros de procesos de datos o salas de conmutación), en las que los sistemas de ventilación, ante un incendio, producen dilución del humo. En este tipo de instalaciones, los sensores convencionales de tecnología iónica u óptica no tienen una respuesta adecuada ya que ofrecen un nivel de detección muy por debajo de lo necesario.

• Barreras de humo: Se componen de un transmisor y un receptor a instalar cada uno en un extremo del área a cubrir, frente a frente, o en algunos modelos el receptor es sustituido por un espejo (catadióptrico) que refleja el rayo. Su superior a 6 mts o en salas amplias (fabricas, auditorios, teatros, centros comerciales, etc.)

 

 

 

• Pulsadores manuales: Son dispositivos de detección manual que se colocan para ser pulsados por una persona en caso de que ésta sea consciente de un incendio.

 

 

 

• Sistemas de señalización de alarma: Son los dispositivos que se colocan para informar a todas las personas que se encuentran en peligro que se está produciendo una alarma, pudiendo ser de señalización acústica (sirenas y campanas) y ópticas cuando no es posible una señalización acústica debido al ruido de ambiente, produciendo éstas una luz intermitente.

 

Tipos de sistemas de detección de incendios

• Sistemas convencionales: Son sistemas en los cuales los dispositivos de detección se agrupan en zonas de incendio de manera que se puede identificar en qué zona se produce el incendio, pero no en qué detector o pulsador en particular. En las centrales convencionales, los equipos no envían ningún tipo de dato a la central. Esta detecta una caída de tensión en la zona para determinar su estado, y llevan una resistencia al final de la zona para su supervisión. Dichas zonas no pueden contener más de 32 equipos. La desventaja de este sistema es que no especifica exactamente cual elemento fue activado. En una instalación con varios elementos en una zona hay que buscar punto a punto en la ZONA para saber donde se ha producido la emergencia. Estos sistemas se emplean en instalaciones pequeñas y medianas o en zonas diáfanas.
• Sistemas analógicos o direccionables: El también llamado sistema algorítmico o digital, representa la técnica más moderna en detección de incendios y constituye la evolución natural del Sistema de Detección Identificable hacia un equipo que no sólo es capaz de identificar el elemento que produce la alarma (sensor o pulsador), sino que además permite la total configuración de los parámetros de detección (niveles de alarma, sensibilidad,...) así como la adaptación del conjunto a las condiciones ambientales y el grado de suciedad del sensor. Los sistemas Analógicos de Detección se fundamentan en la medida y transmisión del valor instantáneo de la magnitud (concentración de humos, temperatura o monóxido) controlada, para su posterior procesado en la central de control, la cual dictaminará el estado de alarma o reposo del sensor. Así, cada sensor incorpora un microprocesador encargado de la digitalización del valor analógico leído en el sensor, de la transmisión a la central de dicho valor y de la identificación del sensor.